A 40 años del Golpe Militar

descarga

A 40 años del golpe militar en Chile, se hace necesaria e imprescindible, la creación del PARTIDO OBRERO REVOLUCIONARIO.

En el año 1906, el reconocido líder sindical Luis Emilio Recabarren fue elegido diputado por Tocopilla en representación del Partido Demócrata, cargo del que fue destituido por no jurar ante dios. En el año 1912 rompe políticamente con este partido y funda el Partido Obrero Socialista. En el año 1909 se había fundado la organización mutualista de carácter social, urbana y centralizada a nivel nacional, que adopta el nombre de FOCH, Federación de Obreros de Chile. En 1919 el Partido Obrero Socialista le imprime a la FOCH una postura más radical declarándose como una organización socialista y adhiere a la International Worker of the World (IWW), como sección chilena. Todo esto precedido desde 1917 por un fuerte aumento de sindicatos y huelgas, de las cuales hubo 130 desde 1917 a 1920. Esta efervescencia no tuvo una conducción orientada a la independencia política del proletariado en formación, prematuramente se cometió el error de apoyar la candidatura del populista candidato liberal a la presidencia Arturo Alessandri Palma, el que una vez elegido, pacta con la burguesía agraria latifundista, el compromiso de no influir en el campesinado y que toda reforma sería circunscrita al sector urbano. El POS en los hechos incorpora el concepto político burgués limitado al electoralismo y arrastra en esta aventura a la FOCH, es decir, a la conciliación de clases entre burgueses y proletarios, que favorece en perpetuar el poder de los capitalistas, bajo el subterfugio que con reformas se irá superando el atraso y la miseria. El proyecto de ley presentado en 1924 sobre legislación laboral es frenado por ambas cámaras, el problema no fue resuelto políticamente y se recurrió al ejército como árbitro, el que a través de la fuerza y amenaza posibilita a la burguesía imponer una exigua legislación laboral.
En 1925 se aprueba la Constitución Política, que reemplaza a la de 1833, su aplicación comenzó en 1932 hasta 1973. El movimiento sindical tuvo una activa participación en la lucha por mejoras salariales, estabilidad sindical, seguridad social. El país experimenta un crecimiento y diversificación industrial que va desplazando poco a poco la producción artesanal, reemplazando y aumentando el número de asalariados, es decir, se va estructurando un joven proletariado; se van agrupando en organizaciones más fuertes, es así que se funda la Confederación Nacional Mutualista que registró a 100.000 afiliados. Las mancomunales agrupadas en la FOCH con 80.000 socios obreros, organización que en 1921 se afilia a la Internacional Sindical Roja de Moscú. En 1922 el Partido Socialista Obrero se transformó en el Partido Comunista de Chile, como sección de la III Internacional aún dirigida por los camaradas Lenin y Trotsky. A partir de 1932 hasta 1973, desde la fundación del Partido Socialista de Chile éste junto al Partido Comunista dan comienzo a la stalinización que se orienta hacia el revisionismo, reformismo, etapismo y apoyo directo a una burguesía “progresista” y en contra de los principios Marxistas-Leninistas-Trotskistas. Política contrarrevolucionaria que potencia amplias alianzas electorales entre burguesía y proletariado, encabezadas por las direcciones burocratizadas del sindicalismo y asociaciones gremiales de estudiantes, profesores y salud.
El primer Frente Popular de Américalatina, se constituyo en Chile y estuvo compuesto por el PC, PS, CTCH, FECH y la burguesía representada en el Partido Radical, en el año 1938 llevó a la presidencia a Pedro Aguirre Cerda, que tras sucesivos gobiernos radicales gobernaron hasta 1952. Estas alianzas electorales se repiten con una frecuencia, cada seis años, inalterable dentro de la política de Frentes Populares, a casi veinte años de constante radicalización del movimiento obrero se vuelve a poner en práctica la política frentista, debido a la falta del partido revolucionario, el año 1970 gana estas elecciones, Salvador Allende G. con un escaso margen sobre el candidato conservador Jorge Alessandri R., para asumir negocia con el Partido Demócrata Cristiano, de gran afinidad ideológica con el imperialismo norteamericano y a la vez financiado por éste, donde Allende se compromete, aceptando lo que se llamó “ESTATUTO DE GARANTIAS CONSTITUCIONALES”, el que se referia a mantener intacto el Estado y sus Instituciones, es decir mantener y salvaguardar los instrumentos que la burguesía utiliza para oprimir y explotar al proletariado y demás capas pobres de la nación. En la práctica significo someterse al principal pilar que son las FFAA y los medios de comunicación. Estatuto que además fue mantenido en absoluto secreto por los partidos que formaban la Unidad Popular, el Partido Comunista columna vertebral de este frente justificaba su existencia con cínicas y oportunistas falsificaciones que la UP había “tomado parte del poder” y a partir de éste se podría avanzar en la conquista de las otras instituciones.
Lo firmado por Allende lo selló con el suicidio, así cumplió su compromiso con el orden y poder burgués. Es decir, desde un comienzo pavimentó el camino hacia el golpe militar y siguió en la misma dirección con la Ley de Control de Armas, en Octubre de 1972, y la incorporación de los comandantes en jefe de las FFAA a sus ministerios principales, la ley le otorgó plenos poderes a los militares, arremetiendo contra las empresas intervenidas, sindicatos obreros, campesinos y todo lo que fuera de izquierda. El allanamiento de la Lanera Austral en Punta Arenas dejó un muerto un obrero gravemente herido y la mayoría del resto de trabajadores los mantuvieron por horas con la cara sobre la nieve. En Cautín los campesinos fueron amarrados con alambre los suspendieron en los helicópteros, y los pasearon por la ciudad torturados hasta darles muerte, cuya finalidad fue amedrentar así a los rebeldes. Otras victimas de la Unidad Popular fue el caso de los marinos antigolpistas, en Valparaíso y Talcahuano, que fueron brutalmente torturados por haber denunciado a la oficialidad de estar preparando el golpe militar, hecho ocurrido en Agosto de 1973. Al principio fueron encargados reos por incumplimiento de deberes militares, delito contemplado en el Código de Justicia Militar y castigados hasta con cinco años de prisión. Pero a petición de la Marina se les aplicó la Ley de Seguridad del Estado LSE, que cambió la situación de los marinos, ya que esta ley establece el delito de sedición o motín y que se sanciona como consumado aunque se haya frustrado. Dependía sólo de Allende aplicar esta ley, si el gobierno desistía, el Fiscal Naval no podía volver a encargarlos reos por el delito original. El proceso terminaba ahí y los detenidos saldrían en libertad incondicional pero, si daba este paso entraba en franco conflicto con esa rama de las FFAA; fue así que no dudo en condenar a estos leales marineros que pensaban que defendían a su líder, y por esta acción pagaron con torturas, cárcel y exilio al igual que miles de victimas que pagaron con la vida la traición de la Unidad Popular.
Todos estos hechos nos indican que el enemigo del proletariado chileno estaba en el PC, Luis Corvalán Lepe, en su deleznable discurso del 8 de Agosto de 1973, es claro y no deja lugar a ninguna duda, alabó el firme patriotismo y lealtad de las fuerzas armadas y en el mismo discurso condena la acción de los Cordones Industriales, calificándolos de ultra-izquierdistas comparándolos con el grupo fascista Patria y Libertad, bastión recalcitrante de la derecha de aquellos tiempos y responsables de la violencia mas impune con la que combatieron a la clase obrera en las calles, que en su error salían a defender al gobierno. Allende el PC y sus “enemigos” concordaban en el punto de que la mayor amenaza al diálogo, que sustentaba la estrategia a seguir, era que el proletariado lograra su independencia y arrastrara tras él al campesinado y penetrara las fuerzas armadas.
El mes de Agosto de 1973, desencadenó posturas ultraizquierdistas, aventureras, irresponsables como fueron las del MIR y de Carlos Altamirano, Secretario general del Partido Socialista, que llamo a parar el golpe a través de la lucha armada, no era sólo un problema de armas, -de hecho no las había- lo peor es que el proletariado estaba desarmado ideológicamente, ya que no existía el Partido-Programa que expresara la necesidad histórica de la toma del poder por la clase obrera, es en ese contexto que las armas hubieran desequilibrado la balanza para alcanzar el objetivo estratégico.
Esta experiencia histórica nos insta a estudiar y asimilar el ejemplo del POR Boliviano, en la construcción del partido.
La finalidad estratégica, del programa del partido revolucionario es la que determina la estructura organizativa y la táctica partidista, se debe tener presente que los métodos usados en la organización son los recursos empleados para estructurar el partido en la medida del programa y tener la capacidad de materializarlo en la lucha. Este programa debe penetrar en las masas, en consecuencia, encuentra una serie de obstáculos que estamos obligados a vencer con el perfeccionamiento de la organización. Obedece al proceso dialéctico de la constante transformación y perfeccionamiento, como resultado de lucha contra los obstáculos que se presentan a diario. El programa del partido, es la asimilación del conocimiento de la realidad objetiva, de la mecánica de clases, descubrir las leyes del desarrollo y transformación de la sociedad, a través, de la dialéctica Marxista. Etapa necesaria que consiste en la concatenación de los elementos individuales para aglutinarlos alrededor de las ideas políticas centrales. Como ya lo hemos dicho el programa debe penetrar en las masas para lo cual es necesaria una férrea organización del partido y su empalme en la clase constituyendo los pasos firmes, necesarios y previos para lograr la finalidad. El programa debe ser probado en los acontecimientos de la lucha de clases, la validez del programa la establece la existencia de la organización del partido. Es decir, el programa y partido están absolutamente en mutua relación, el partido actúa sobre el programa, expresado en la lucha conciente, es decir política, de la finalidad estratégica, la que indudablemente prima con respecto al partido; convertida en factor determinante. Que es la toma del poder por la clase obrera, sin él es imposible terminar con la propiedad privada de los medios de producción y transformarlos en propiedad social, basamento imprescindible para concretar las tareas democrático burguesas y socialistas en lo que los marxistas llamamos revolución permanente, diametralmente opuesta a la revolución por etapas enarbolada por elementos contrarrevolucionarios y proburgueses: stalinistas, foquistas, anarquistas, reformistas, revisionistas o nacionalistas-burgueses. Esta es la razón fundamental para concretar la construcción del Partido Obrero Revolucionario, sin esta principal herramienta de la clase obrera, es imposible lograr su liberación y la del país. SOCIALISMO O BARBARIE.

Anuncios

VOTO NULO PROGRAMATICO 2013

Anular el voto marcando a todos los “candidatos” y escribir una consigna.

Renacionalizacion del cobre sin indemnizacion
Educacion GRATUITA o Salud gratuita o Reestatizacion de la prevision sin indemnizacion alguna.
Estatizacion de todas las universidades privadas sin indemnizacion

Una idea de nuestra clase es un programa y debemos utilizar esta plataforma de la clase burguesa para repudiar su circo.

Votar en blanco o anular por anular no le da contenido político a esa protesta. Es una protesta mas que amarilla.
Nuestra protesta es con contenido de clase!!!!!!!urna


Brasil es otro síntoma de la descomposición del capitalismo

La lucha por la derogación de las tarifas
que acrecienta la miseria fue respondida
con la brutal represión policía
Levantar las banderas del salario mínimo
vital con escala movil de salarios y la
nacionalización sin indemnización del
transporte y bajo control colectivo de los
trabajadores y usuarios
Victoria del movimiento por
el pasaje
Gobierno y alcalde retroceden en el aumento de pasajes

La tenaz disposición de la juventud en marchar hasta de noche, bloqueando el
sistema vial de Sao Paulo y enfrentando la represión de la policía, logró arrancar
de Alckmin del Partido Social Demócrata Brasileño (PSDB) y de Haddad del
Partido de los Trabajadores (PT) la anulación del aumento de las tarifas del
transporte. Cayeron los R$ 0,20. Lo mismo ocurrió en Río de Janeiro y otras
capitales. Las masas en las calles mostraron su fuerza.
Económicamente, la victoria es pequeña. Políticamente, una gran victoria.
La mayoría seguirá penando para pagar R $ 3.00, que se duplica o triplica según
sean las distancias, seguirá madrugando, continuará horas en el tráfico y
continuará exprimido en los autobuses y el metro sufriendo el peso de mayores
impuestos y recortes del gasto público, anunciadas por la alcaldía del PT y el
gobierno del PSDB para preservar los beneficios de los empresarios del
transporte.
Los explotados cargarán con todas las deficiencias e ineficiencias del capitalismo.
La explotación laboral y las ganancias no permiten que las masas tengan acceso a
los bienes reservados a la burguesía y a la clase media rica. Es lo que pasa
también en el caso de la vivienda, la salud y la educación.
Las favelas que crecen sin cesar, los hospitales del SUS con sus camillas en los
pasillos, los niños hambrientos que no pueden llegar a ser personas alfabetizadas
y los jóvenes que abandonan los estudios atormentan a la mayoría. La
marginación, la discriminación y las matanzas policiales tiene que ver ampliamente
con una juventud oprimida. Son reflejos estructurales del capitalismo en crisis.
Expresan un salario mínimo de hambre, el subempleo y el desempleo.

Sobre estas fuerzas sociales oprimidas por el Estado policial, los partidos
burgueses hacen sus fiestas. Los capitalistas se enriquecen más. La clase media
alta exhibe su lujosa buena vida. Todos los días, las familias obreras y las de la
clase media pobre se enfrentan a todo tipo de penurias y calamidades. Es por eso
que las masas tienden instintivamente a chocar con el sistema social que reserva
a la abrumadora mayoría el trabajo “esclavo” y a la ultra minoría, el ocio, el
parasitismo, el consumismo y la protección.
Lo que Brasil fue testigo en sus capitales fue un levantamiento juvenil, que se
inició con un pequeño grupo de clase media y continuó en los barrios pobres de
Sao Paulo, Río de Janeiro, Fortaleza, Natal, Salvador, Belo Horizonte, Belem y
otras ciudades.
Conquista política de las masas
Hace varios años, el Movimiento Passe Livre viene realizando manifestaciones en
contra de los aumentos, por el pase gratuito para estudiantes y desempleados. La
policía con facilidad pudo golpearlo. Pero esta vez, millares respondieron al ataque
de guerra promovida por el gobernador Alckmin (PSDB) y Haddad (PT).
El jueves 13 se cubrió de gases, se inundó de balas de goma, pisoteada por la
marcha de la Tropa de Choque y marcada por las palizas, cientos de heridos y
detenidos. El retrato vivo del Estado policial que emergió de la tan mentada
democracia, la ciudadanía y los derechos humanos.
La violencia de la PM diluyó a la “Comisión de la Verdad” y borró a la Secretaría
de Derechos Humanos.
No hubo enfrentamiento porque los manifestantes no tenían manera de
defenderse, a menos que su cuerpo y los objetos que se les aparecieron en el
camino. El gobierno acusó al movimiento de vandalismo. Pero la respuesta al día
siguiente fue que miles y miles salieron a las calles en todo el país. Buena parte
de la prensa pasó a alabar las manifestaciones pacíficas, cuando en realidad no
era más que la respuesta a la brutalidad policial. Los gobiernos trataron de ocultar
el rostro de la dictadura de clase de la burguesía, que se definió totalmente en la
cuarta jornada de la lucha.
La afluencia masiva de jóvenes y sectores populares, la ocupación de las
ciudades y la condena de la acción policial pusieron a los gobiernos ante la
alternativa de intensificar la represión o ceder. Reprimir más implicaba
derramamiento de sangre. Ya no era suficiente disparar balas de goma en la cara.
Ya no era suficiente aterrorizar con los métodos de la Tropa de Choque. La acción
de grupos anarco-punks, que pasaron a actuar por su propia cuenta y al margen

del movimiento de masas, logró mostrar diferente la marcha de la multitud, pero
expresaron la rebelión contra las instituciones y propiedades. Evidenciado que la
vigorosa lucha en las calles continuaba, en la sexta jornada, Alckmin y Haddad
recularon.
Una victoria de las masas, no de la política del MPL
Es necesario distinguir al MPL -una organización formada en el Foro Social
Mundial, que opera a través de las redes sociales- del movimiento de las masas.
El grupo está formado por unos cuantos estudiantes universitarios que insisten en
el tema del transporte público, concibiendo la lucha sin organización de base, sin
organismos colectivos de toma de decisiones de los explotados y sin la presencia
de partidos (dicen ser apartidistas).
El MPL insufló la idea de que las corrientes de izquierda no pueden levantar sus
propias banderas. En las demostraciones, los activistas llegaron a atacar a los
militantes que portaban banderas del partido. El uso de la fuerza para prohibir la
militancia organizada mostró uno de sus rasgos reaccionarios.
Los partidos de izquierda que se encontraban en las manifestaciones son parte del
movimiento, no son un cuerpo extraño de la burguesía ahí infiltrado. La prensa
aprobó tal “apartidismo” porque se trataba de corrientes revolucionarias. Al mismo
tiempo, insistió en que los partidos conservadores y los legisladores debían
abordar el movimiento para canalizarlo.
El ataque del MPL a la democracia obrera -que garantiza, entre otras cosas, el
derecho a disentir y la libre expresión- no partió de las masas, aunque éstas,
hastiadas de los partidos de la burguesía y sus gobiernos, no sepan distinguirlos
de los partidos que luchan contra el capitalismo. La campaña del MPL contra la
expresión de partidos de izquierda trató de fomentar los prejuicios burgueses
anticomunistas.
Esta es la conducta autoritaria de un movimiento juvenil que eclosiona sin
organización y expresa las tendencias espontáneas de la lucha. Y también es una
manera de demostrar que no quieren más que pequeñas concesiones de la
burguesía y sus gobernantes. El MPL se aferra al más estrecho reformismo.
Detrás del apartidismo, la experiencia ya lo ha demostrado claramente, está la
posición pequeño burguesa pro-capitalista, evidenciada por el rechazo del MPL a
la bandera de estatización de la red de transporte privado.
La victoria política del movimiento de la calle no se debe a la política pequeño
burguesa (autonomista) de la MPL, sino a la disposición de salir a las calles de la

juventud oprimida, enfrentar a la policía y no ceder a las presiones de la
burguesía.
El abandono de las banderas
La lucha terminó centrada en la revocatoria de los aumentos. Es comprensible.
Hubo un impacto inmediato de descontento en los explotados. Todo está subiendo
mientras los salarios han sido erosionados por la inflación.
Las centrales sindicales no organizan un movimiento general en defensa de la
vida de los trabajadores. Los burócratas ven que el coste de la vida empeora la
situación de la existencia de la mayoría pero siguen apoyando al gobierno que
protege a las multinacionales. La Unión Nacional Estudiantil (UNE) está atrapada
por la política del estalinismo (PCdoB). Y la ANEL (Asamblea Nacional de
Estudiantes Libre) ha servido sólo como palestra para que la izquierda centrista
discursee sobre las opresiones.
Resultado, un vacío político y de organización que explica por qué, de la nada, de
repente, aparece el MPL, convirtiéndose en canal de expresión de las masas.
Alrededor de diez mil manifestantes en Sao Paulo, respondieron a la primera
convocatoria de la red social. En otras capitales más o menos en la misma
medida. Así comenzaron las manifestaciones. Pero la brutal represión proyectó al
movimiento.
La bandera de la anulación del incremento fue llevada más allá. El MPL se
mantuvo aferrado al mástil. Se puso del lado de los reclamos de pasaje libre para
estudiantes y desempleados. Es muy posible que el movimiento centrado en la
anulación no asumiera las restantes demandas. Pero no se puede ignorar el peso
de su dirección -el MPL- en la evolución de los acontecimientos. Este peso ahora
se juega para extinguir las grandes manifestaciones, cuando el MPL anuncia que
no hará más convocatorias.
Limite social y político del movimiento
En gran medida, los manifestantes son jóvenes estudiantes y de clase media
pobre. Esta composición varía de capital en capital. Es cierto que, en algún
momento de la lucha, se sumaron los asalariados.
Las marchas masivas fueron más allá de la bandera de no al aumento de pasajes,
el horizonte de la lucha se amplió contra la extrema pobreza y la opresión
capitalista. Fue pequeño el reclamo de anulación del aumento mientras que la
batalla fue grande, para una demanda tan limitada y un pequeño resultado

económico, si se considera, como hemos dicho, a las terribles necesidades de los
explotados.
Cuando las masas acudieron a las calles, había una clara posibilidad de romper
los límites sociales de las manifestaciones. La clase obrera podía intervenir y
tomar la iniciativa imprimiendo su política. Pero la burocracia sindical la tiene
contenida y en el puesto de asistente. El MPL ha hecho todo lo posible para que
no se supere el marco de la anulación del aumento.
Sucede que esta medida es paliativa. La burguesía y su gobierno trasladarán
inmediatamente al pueblo los costos de la renuncia. Alckmin y Haddad no querían
que fuese así. Era mejor el aumento. Como tuvieron que volver atrás, tendrán que
reorganizar el presupuesto a costa de los explotados. Los capitalistas tienen
mecanismos para librarse de las reclamaciones que en realidad no atingen al
capital y su rentabilidad. Es lo que pasa con los aumentos salariales, se diluyen en
el tiempo, transfiriendo los costos a los precios, restableciendo la tasa de
ganancia.
Los gobernantes de Sao Paulo, dijeron que tendrán que pagar alrededor de R$
millones (antes habían calculado R$ 420 millones). Es una cantidad fácilmente
transferible a la población. Los capitalistas del transporte tendrán garantizados los
beneficios. No se toca su capital, pero sí el presupuesto público.
Los empresarios no se incomodarán. Más bien, esperan que se siga avanzando
en la privatización del metro.
Las masas en las calles crean las condiciones políticas y sociales para llegar a la
raíz del problema del transporte público y las condiciones de vida de la mayoría.
Sin embargo, el MPL fue la visera que tapó las respuestas necesarias de los ojos
y la conciencia política de los manifestantes.
Estuvieron objetivamente colocadas las demandas de ESTATIZACION SIN
INDEMNIZACIÓN DE LA RED PRIVADA DE COLECTIVOS, CONSTITUCIÓN DE
UN SISTEMA PÚBLICO ÚNICO, CONTROLADO POR LAS ORGANIZACIONES
OBRERAS Y POPULARES, Y ESTABLECIMIENTO DEL SALARIO MÍNIMO
VITAL CON ESCALA MÓVIL DE REAJUSTE.
Por este conjunto de soluciones, se torna posible hacer frente a los intereses de
los capitalistas, defender los intereses de la mayoría explotada y avanzar en la
lucha revolucionaria en el campo de la lucha por el socialismo. Si el movimiento
tendría que aceptar el retroceso de los gobernantes, lo haría, sin embargo,
colocando el programa del próximo choque. Habría cambiado la composición
social. Habría suspendido el derecho de las manifestaciones. Y tendría que

retirarse organizada. Así, la conquista de la anulación habría sido sólo un paso en
una larga lucha.
La dirección del MPL, pequeño burguesa, infantil e ilusionista, en ausencia de una
dirección clasista, circunstancialmente impuso un límite que hay que romper con
las masas.
Influencia burguesa en la conducción de las manifestaciones
La estrategia de los gobiernos, de los medios de comunicación y de los
comentaristas fue separar de las marchas la acción de ataque a las instituciones y
bienes. “Manifestación pacífica sí, manifestación violenta no.” Esta línea pasó a
ser repetida insistentemente.
Es necesario repetir que los ataques a los partidos de izquierda se han convertido
en parte de esta estrategia. El MPL se ha adaptado a ella. Llegó a informar que los
“vándalos” serían identificados por el movimiento, lo que significa entregarlos a la
policía. Hubo desmentidos, pero la noticia periodística indica la incapacidad del
MPL para distinguir la posición burguesa de protesta pacífica de la posición
proletaria de manifestación colectiva organizada.
La violencia no existe en sí mismo. Expresa las condiciones de la lucha de clases.
Las masas organizadas deben utilizar toda su fuerza y los medios para ganar. La
burguesía ejerce su dictadura de clase a través de su policía, cuando las masas
salen a las calles para exigir el fin del hambre.
Las fuerzas políticas de la burguesía que trabajan fuera del movimiento trataron de
neutralizar la capacidad de combate de las masas. La transformación de las
marchas combativas en manifestaciones pacíficas de zombis errantes.
Una de las primeras medidas fue la de disipar las reivindicaciones. Comenzaron a
aparecer banderas completamente ajenas, como la del PEC 37, que limita los
poderes de investigación del Ministerio Público, o de la corrupción, la asignación
mensual, la seguridad. Por supuesto, detrás están las ONGs, Iglesia, partidos
burgueses y movimientos ligados institucionalmente a la políticas estatales..
Las mismas demandas de las masas, como la salud y la educación, fueron
planteadas tan alejadas, como las separan los partidos burgueses en campaña
electoral.
El movimiento estaba cambiando de rumbo. La disparidad de banderas convirtió
las manifestaciones de Río de Janeiro y Sao Paulo en canal de las disputas
interburguesas. La manifestación pacífica tenía un contenido de clase pequeño
burgués y burgués. La disolución del movimiento en descontentamientos difusos e

institucionales expresa al pacifismo burgués, una cuerda colocada en el cuello de
los explotados.
El Estado policial
Tamaña movilización en todo el país expresó la crisis capitalista y las tendencias
profundas de las masas para salir a la lucha. La bandera de la anulación del
aumento de los pasajes se superó con creces.
El día 19, los gobernantes aceptaron la demanda del movimiento. El día 20, las
masas salieron a las calles. El periódico Estado de São Paulo estampó en su
portada la estimación de un millón. A las 18 horas, en el inicio de la marcha de Río
de Janeiro, 300 mil tomaron la Avenida Presidente Vargas. Pronto ese número
casi se duplicó. La verdad es que más de un millón ganaron las plazas, calles y
avenidas en 100 ciudades importantes.
Fueron a los ayuntamientos, parlamentos, cámaras municipales y al Congreso
(Brasilia), lugares que sitiaron e intentaron ocuparlos. Se enfrentaron con las
fuerzas de choque. En Brasilia, la manifestación se ubicó dentro del Palacio de
Planalto (cancillería). En esta ocasión, se encontró con un potente bloqueo de la
policía. Aun así, el contingente más avanzado del movimiento intentó invadir
Itamarati. En Victoria, los manifestantes atacaron el edificio de la Justicia. En Río
de Janeiro, la Tropa de Choque dejó el campo para esperar a las masas a la
puerta del Ayuntamiento.
Una vez más, la prensa acusó a los vándalos y elogió a la mayoría pacífica. Las
imágenes de la guerra del día 13, que los gobiernos trataron de espantar con la
señal de la democracia, regresó y se esparció. La Tropa de Choque volvió a
combatir a los manifestantes con balas de goma. Disparar al rostro de los
manifestantes desarmados, es la práctica bárbara este brazo armado de la
burguesía.
El movimiento masivo de las masas dio el salto para reconocer al Estado policial
brasileño. Mostró que la dominación de millones de trabajadores, campesinos
pobres, los sin tierra, las nacionalidades oprimidas indias, una amplia capa de la
clase media arruinada y miles y miles de habitantes de favelas, subempleados,
desempleados e indigentes miserables depende de un Estado policial. Las
acciónes radicalizadas de un pelotón avanzado del movimiento -y fuera de su
control- hizo saltar por los aires el llamado Estado de Derecho, en verdad Estado
policiaco.

Revuelta de los vándalos
Las manifestaciones de día 20, por su masividad, extensión, diversidad y
agresividad, patentizaron la presencia de lo que la burguesía llamó “vándalos”. El
Brasil está lleno de vándalos -es lo que se puede concluir.
En todas partes, un destacamento de jóvenes manifestó métodos radicales. Cuyas
características fueron atacar a las instituciones (Palacio de Planalto de Gobierno,
municipios, el Parlamento y el Poder Judicial), haciendo frente a las tropas de
choque, con la destrucción de bienes, quema de autos de la prensa y saqueos.
Los promotores del movimiento (MPL, redes sociales) no pudieron contenerlos.
Ellos no estaban sujetos a ninguna política definida, señalados como anarquistas,
punks, marginados, etc. Sin desanimarse, ocuparon el frente de las marchas y
asedios. Tan combativos, fueron los últimos en dejar las calles. Tan visibles,
fueron los más reprimidos.
Los gobiernos, la burguesía, los periodistas y la pléyade de sabios comentaristas
han tratado de asegurar que simplemente se trataba de vándalos, delincuentes y
bandidos. ¡Absolutamente falso!
El hecho de constatarse la presencia de lumpen en los saqueos de Sao Paulo
(desechos humanos que aprovecharon la situación) e incluso de saqueadores no
se puede generalizar este acontecimiento y a ese contingente llamándolos
“vándalos”. Interesa a la burguesía -sobre todo para justificar la acción de la fuerza
de choque- caracterizar erróneamente el fenómeno social y político de los
enfrentamientos “no pacíficos” poniéndolos en la tumba de la marginalidad.
El joven destacamento que intentó invadir las instituciones del Estado -para su
destrucción material- no estaba formada por “vándalos”. Mucha juventud
combativa – excluyendo los provocadores de la policía y de la derecha de la
pequeña burguesía- provenía de los barrios pobres, que llevan sobre sus cabezas
la violencia cotidiana. No son despolitizados. Ellos cultivan el odio ciego contra
todo lo que se relaciona con el capitalismo. Muchos niegan la política en general.
Un grupo de estos jóvenes, a pesar de ser una minoría en las manifestaciones,
asistió y llevó la pelea a su manera fuera de la ley.
En otras condiciones políticas, estos grupos podrían haber sido perjudiciales para
la lucha organizada y revolucionaria. Eso porque, si no centralizan los objetivos,
las banderas y los métodos de lucha de la masa, terminan sirviendo al Estado
policial como pretexto. Como el movimiento ocurrió cuando la crisis económica y

política está en su inicio, la acción de este destacamento acabó presionando a los
gobernantes.
Los hechos demuestran la urgente necesidad de recuperar las organizaciones
estudiantiles tales como la UNE, UMEs y alumnos de secundaria. Esto requiere la
construcción de una dirección proletaria de la juventud.
La crisis política
El hecho de que miles rompen la cadena de contención social y tomaran cuenta
de las ciudades indica un cambio en la situación política. La crisis económica se
hace sentir, con bajo crecimiento, el regreso de los despidos, el aumento del costo
de vida y las presiones de la burguesía para contener los salarios, especialmente
la recuperación del salario mínimo (incluso si es a cuenta-gotas).
La política estatal del PT funcionó en condiciones económicas favorables. Ahora,
las masas sienten que la inclusión social es ilusoria. Las llagas estructurales del
capitalismo se magnifican y llevan a los explotados a chocar con la política
burguesa. En este caso la política del lulismo.
El gobierno de Dilma Rousseff se ha chocado con cientos de huelgas. El reciente
choque de los indios Terena con los hacendados señaló un horizonte de
profundos conflictos por la tierra. Ciertamente, la cuestión agraria será
reposicionada por el MST. El movimiento obrero sigue fuertemente controlada por
la burocracia, pero los vientos de desempleo industrial están golpeando más
fuerte.
La división interburguesa está en marcha alrededor de las directrices del gobierno
petista para enfrentar la crisis. La dificultad para contener las presiones
inflacionarias trae las disputas burguesas en el seno de las masas.
La oposición (PSDB/DEM/PPS) logró, por medio del STF, colocar al gobierno del
PT y sus líderes como peligrosos agentes de la corrupción. No es casualidad que
una masa informe levante todo tipo de banderas en las manifestaciones.
Llama la atención la afluencia de sectores de la pequeña burguesía blandiendo
pancartas que agitan las fricciones entre el gobierno y la oposición (asignación
mensual, la corrupción, los impuestos, PEC 37, etc.). Las transformaciones
económicas y una intensa carrera al poder en 2014 impregnaron al monumental
movimiento. Las actitudes derechistas de un sector presente que habló el día 20
en Sao Paulo contra los partidos de izquierda son una señal dada por el sector
reaccionario pequeñoburgués.
Sin la presencia física del proletariado y sin sus políticas de clase revolucionaria,
la crisis política que se identifica con el fracaso del reformismo petista no podrá ser
aprovechado para canalizar a los explotados hacia su propio programa.
Construir la dirección revolucionaria
La gran mayoría de los que salieron a las calles fue movida por una profunda
insatisfacción con las condiciones de existencia y con la política de la burguesía.
Pero arrojada a la calle sin dirección clasista y revolucionaria, no tiene cómo
arrancar de su seno las banderas de los intereses de los partidos burgueses. No
ha podido aglutinarse en torno a las reclamaciones que concretizan sus
necesidades y no pudo imponer la cohesión como método de lucha colectiva.
En gran medida, las masas se movieron espontáneamente impulsadas por el
calamidad que sufren. Ahí radica su fuerza y su debilidad.
Sin una dirección revolucionaria, no hay manera de unir a los explotados en la
lucha por un programa de reivindicaciones, que contenga la estrategia histórica del
proletariado. a lo contrario de lo que proclama el MPL, el papel de los marxistaleninista-
trotskistas es decisivo para la organización y desarrollo de la lucha.
Distorsiona la realidad cuando se supone que el movimiento contra el aumento de
los pasajes no es parte y expresión de la lucha de clases. El poderoso movimiento
no sólo chocó contra de los gobiernos responsables de los aumentos, sino contra
el Estado burgués. Es decir, contra la política general de la clase capitalista, contra
los intereses de los explotadores.
Este es el evento principal que expone crudamente la crisis de dirección
revolucionaria, abierta por la revisión estalinista del bolchevismo, la destrucción de
la III Internacional y el proceso de restauración capitalista. Es lo que estamos
viendo en Europa, que se descompone y en el convulso Oriente Medio y el Norte
de África.
Los disturbios parecían lejanos al Brasil pero irrumpieron. Hay un cambio
importante en las relaciones de poder entre las clases, motivado por la bancarrota
mundial del capitalismo. Existe, por tanto, necesidad de trabajar incansablemente
por la organización del Partido Revolucionario de la Clase Obrera y la
reconstrucción de la IV Internacional, el Partido Mundial de la Revolución
Socialista. El POR actuó en todos los estados del Brasil donde está organizado
empuñando las demandas de la lucha y este objetivo.


VOTO NULO PROGRAMATICO Anular el voto marcando a

VOTO NULO PROGRAMATICOImagen

Anular el voto marcando a todos los “candidatos” y escribir una consigna.
Renacionalizacion del cobre sin indemnizacion
Educacion GRATUITA o Salud gratuita o Reestatizacion de la prevision sin indemnizacion alguna.
Estatizacion de todas las universidades privadas sin indemnizacion

Una idea de nuestra clase es un programa y debemos utilizar esta plataforma de la clase burguesa para repudiar su circo.

Votar en blanco o anular por anular no le da contenido político a esa protesta. Es una protesta mas que amarilla.
Nuestra protesta es con contenido de clase!!!!!!!


 LAS ELECCIONES MUNICIPALES 2012 EN CHILE, AGUDIZAN LA CRISIS POLITICA

                                               GUBERNAMENTAL  E INTERBURGUESA.

Imagen

 Estas elecciones han demostrado las diferencias que existen hoy con épocas pasadas, en que concluidos los escrutinios todos los partidos y candidatos sacaban cuentasalegres, es decir, ganadores y perdedores ensalzaban el éxito de la ” democracia “, que permitía a la ciudadanía expresarse por el voto emitido. El chileno a través de la historia se había mantenido sumiso y obsecuente a esa falsa ” civilidad democrática ” , siguiendo esa ficción jurídica de que todos somos iguales ante la ley y la papeleta electoral, y que rubricaba que los únicos ciudadanos son los que ejercían el derecho a voto y el no hacerlo les quitaba el derecho al reclamo, como si ese re-
clamo individual tuviera algún efecto, por el contrario ese voto, en esta sociedad descompuesta; es mantener la democracia de los explotadores y sus administradores serviles al capital financiero imperialista y para los votantes el único derecho que les cabe es elegir sus verdugos de turno.

“El voto esta en la calle” dijo la gente

Por primera vez en  Chile las elecciones tienen el carácter de  voto voluntario,  deseo tanto  de la Concertación como de la Alianza por Chile (actual gobierno) aprobaron y reformaron el registro de votantes puesto que antes el elector debía ir a inscribirse y ahora es un proceso automático, la idea fue una forma de incentivar la participación. Lo que implico un aumento del padrón electoral de ocho millones 111.000 a 13 millones 404.000 personas. Según el detalle, hubo 5.495.929 personas que votaron, de los cuales 5.261.069 emitieron válidamente su sufragio, 148.726 fueron nulos y hubo 86.134 votos blancos que sumados se acercan a un 4%. Lo que significa una participación del 40,4 por ciento y una abstención de 59.6 por ciento. En las presidenciales de 2009, el padrón alcanzaba los ocho millones 285 mil personas y en la primera vuelta votaron siete millones 264 mil personas, dejando la abstención en sólo 12,32 por ciento, cuando aún la condición del voto era obligatorio. El nuevo voto tuvo un debut desastroso, con un claro sesgo de castigo a la clase política que en 2011 mostró su cara mas perversa, reprimiendo brutalmente la protesta estudiantil y obrera de Aysén, no dando respuestas aun a las demandas,   demostrando a su vez el servilismo al Imperio y la frontal defensa del modelo neoliberal. Este histórico abstencionismo es la mejor evidencia del descontento que existe hacia la clase política que fue  desenmascarada el año recién pasado cuando ni “izquierdas” o derechas se hicieron cargo de las demandas sociales, dilatando en bloque -como es lógico- respuestas por la vía institucional, endureciendo además la represión e intentando aprobar la criminalización a todo tipo de protesta. Donde además ya se escuchan los rebuznes tanto de  “izquierdas” como de las derechas de que el voto debería ser obligatorio, no nos cabe ninguna duda que para las presidenciales del 2013 se nos impondrá nuevamente el voto obligatorio.

 

En cuanto a los resultados, los partidos de la coalición gubernamental, perdieron varios de sus principales enclaves de poder, como Santiago Centro, Providencia, Ñuñoa y Recoleta en la capital, y Concepción la región mas golpeada por el terremoto que aun esperan soluciones de fondo.

La oposición alcanzó el 43.10 por ciento de los votos, frente al 37,47 por ciento que obtuvo el oficialismo de derecha que reúne al moderado partido Renovación Nacional y a la ultraconservadora Unión Demócrata Independiente,  totalizando 121 alcaldías, 23 menos que en la elección anterior.
La centro-izquierda se recuperó, de esta forma, de la derrota que sufrió en las municipales del año 2008, que anticipó la posterior victoria de Sebastián Piñera. Con un respaldo ciudadano de apenas el 14 por ciento, ninguna encuesta anticipó la victoria que obtuvo la coalición opositora que reúne a socialistas, democratacristianos, radicales y socialdemócratas y que en esta elección se unió en algunos distritos al Partido Comunista. Este sorpresivo triunfo hizo resurgir en Chile a la desprestigiada oposición de centro-izquierda. No porque lo merezcan sino porque se voto al mal menor, porque los electores en un alto porcentaje fueron personas mayores y porque hay un gran contingente de votantes que se dejan llevar por la propaganda que desbordo los espacios públicos, gigantografías que mareaban y cuya tónica fue la ausencia total de la línea política a la que representaban, ni colores, programas o consignas con algún contenido social, solo rostros con amplias sonrisas que mas que simpatizar generaron un repudio en grado de psicosis,  por la forma en que aparecían los carteles a solo horas de ser instalados y que en algunos casos  termino con detenidos por destruir propaganda.

Es necesario clarificar que el método de acción política de la burguesía, son las acciones electorales, con el fin de legitimar su sacrosanta democracia, con tácticas truculentas y fraudes como son los que estamos viendo: gran número de mesas aún no escrutadas, candidatos electos con menos votación que otros con mayor cantidad, atribuida, a las cifras repartidoras, candidatos reclamando por fraude, etc. etc.

El proletariado en su lucha por el mejoramiento de sus condiciones de vida y trabajo, se organizó en sindicatos utilizando como método de lucha la ACCION DIRECTA. Que hoy es utilizada por otras clases oprimidas en época de la barbarie mas extrema del capitalismo imperialista.

La Tendencia Clasista Revolucionaria, cuenta con un núcleo de militantes, activos en un poco más de un año y homogenizados ideológicamente, hemos decidido formar el Comité Constructor del Partido Obrero Revolucionario, en Chile, como parte integrante del Comité de Enlace por la Reconstrucción de la Cuarta Internacional, CERCI.Utilizar como método de lucha la acción directa, como Estrategia revolucionaria la conquista del poder por el proletariado, organizados en Partido-Programa y siendo parte del partido único de la revolución internacional, único garante para terminar con la barbarie capitalista. Como núcleo revolucionario, en estas elecciones participamos orientando a los votantes a anular el voto y colocar una consigna que represente el sentir de clase, ocupando la táctica revolucionaria, único medio a nuestro alcance en este proceso burgués, el Voto Nulo Programático. Con el fin de recuperar la dignidad nacional luchando por los siguientes puntos:

—–Fin a las concesiones de los derechos del agua de riego, en el agro, que están en manos de políticos-empresarios. Que éstos sean de propiedad colectiva de las comunidades campesinas,  distribuidas en forma racional y equitativa y ocupadas preferencialmente en el riego de los productos para la alimentación de la población, para
frenar las abusivas alzas en este tiempo de crisis capitalista.
—–Terminar con el financiamiento estatal al empresariado agrícola, en la construcción de pozos profundos que agotan las napas freáticas, ante las constantes sequías,deben reservarse como agua de bebida para el futuro.

—–Construcción de embalses para que el agua no se pierda en el océano.

—–Creación de organismos asesores en la ayuda de la mecanización, empleo de semillas autóctonas y fertilización natural en la producción de alimentos agrarios con lafinalidad de aumentar el consumo interno y sacar de la extrema pobreza a amplios sectores de familias campesinas y bajar los precios a la población. Que los subsidiosque se entregan a los capitalistas sean para favorecer al campesinado y además en créditos con bajos intereses y a largo plazo.
—–Lucha Permanente y Nacional en contra de la aplicación de la Ley de Pesca ” LONGUEIRA “. Que hará perder a perpetuidad el mar y sus recursos alimenticios al país.

—–Apoyo a los pueblos originarios, que son Naciones-Clase, sojuzgadas y explotadas como todas las otras que conforman la nación oprimida por el imperialismo.
—–La Nación Clase RAPANUI se ha sumado en la lucha en defensa del mar y sus recursos.
—–Sus tierras ancestrales deben ser restituidas en su totalidad. Y expulsar a los extranjeros coludidos con los gobiernos de turno que han instalado sus hoteles en laisla contra la voluntad de sus legítimos dueños.
—–Apoyo y respeto irrestricto a las naciones clase Aymarás y Quechuas, entrega de recursos tecnológicos, educación y salud para que puedan salir de la miseria en que viven. Restituir el agua a estos pueblos que viven de la agricultura y crianza de ganado menor, alpacas y llamas. Elemento vital usurpado por las mineras transnacionales, que han destruido oasis como el de KILLA-HUA generando la emigración de ese remoto pueblo.

—–Apoyo incondicional a la lucha que sostiene por más de tres siglos contra los huincas, la Nación-Clase MAPUCHE, usurpadores de sus tierras que aplastan su dignidad sembrando el terror y muerte a comunidades indefensas, utilizando leyes, helicópteros y fuerzas especiales.

—–Renacionalización, sin indemnización del agua potable, y que vuelva a ser un bien social y no esté sujeto a la especulación privada, y que las ganancias queden en el país, en contra del capital financiero.
—–Fin a las ISAPRES , instituciones creadas para esquilmar los fondos de salud de los trabajadores, de los que obtienen grandes ganancias. Existen diferentes planes de salud y la atención médica esta supeditada a los montos depositados, los que no cubren los costos médicos son derivados al servicio público.
—–Terminar con los PLANES AUGE, impuesto por FMI cuyo fin es privatizar la salud cuya consecuencia es que las enfermedades catastróficas son una tragedia para la familias que hacen ingentes sacrificios desprendiéndose de sus bienes y a otros simplemente los sacan de las listas de espera, en forma administrativa, provocando la muerte de muchas personas.

—–FORTALECER LA SALUD ESTATAL creando hospitales geriátricos, de niños, y embarazadas. Inversión en la prevención de enfermedades. Aumento de recursos para la implementación de tecnología de punta con la finalidad entregar una salud digna a todos los habitantes que la requieran y que no siga siendo una salud solo para la clase dominante.
—–Educación pública, estatal, universal y gratuita en todos sus niveles.

—–Renacionalización de la Minería y de todos los recursos naturales, sin indemnización, única forma de financiar los graves problemas que afectan a la nación.
Al proletariado minero le cabe la responsabilidad histórica junto al partido obrero revolucionario de acaudillar las luchas de la nación oprimida contra las
transnacionales y el capital financiero organizadose en un Frente Revolucionario Antiimperialista.       


Image

Image

El voto esta en la calle


¡Solidaridad con el movimiento estudiantil! y apoyemos el VOTO NULO PROGRAMATICO!

Imagen

Los autodenominados líderes estudiantiles desvirtuaron el movimiento y generaron  división, al apoyar y ser parte de las absurdas propuestas del gobierno, que no hacen más que enmascarar el sistema neoliberal donde está enmarcada la educación y que la condena a ser un bien de consumo (y de gran costo por lo demás). Dichos dirigentes se desgastan por un presupuesto de unos pesos más o unos pesos menos para la educación, alejándose de la verdadera demanda estudiantil; EDUCACION PÚBLICA, ESTATAL,UNIVERSAL, LAICA y GRATUITA.

La lucha estudiantil debe generalizarse nuevamente y unificar sus demandas con los demás sectores sociales del país, para lograr poner en jaque al gobierno entreguista de Piñera y frenar sus políticas privatizadoras que  venden el país a pedazos a las transnacionales. Las falencias de nuestro sistema educativo van más allá de las legislaciones, instituciones y políticas educativas gubernamentales, son una consecuencia directa de las políticas neoliberales que emanan del imperialismo Yankee.

Chile es un país semicolonial, su estructura económico-social está determinada por un capitalismo atrasado. Donde existe la presencia de una fuerte inversión foránea, el capital financiero imperialista que se ha adueñado de todos los recursos nacionales, entre ellos, las reservas de la minería metálica: cobre, oro, plata molibdeno, zinc, plomo, hierro, etc., y la minería no metálica: yodo, cloruro de sodio, ulexita, salitre, caliza, carbón, petróleo –poco pero existe en Magallanes-. El país tiene además, la reserva más grande del mundo de litio, que en forma natural lo encontramos como: carbonato de litio, cloruro de litio e hidróxido de litio. Algunos días atrás se da un nuevo paso hacia el colonialismo, se enajena y deja en manos privadas este importante y necesario metaloide que es usado en acumuladores de energía eléctrica tan necesarios e importantes en la era moderna: automóviles, computación, robótica, telecomunicaciones, etc. Se dice que es el elemento que reemplazará al petróleo, ya que ocupar esta energía, significará dar una solución limpia y no contaminante.

Estos importantes recursos a través de la “Orgánica Constitucional de Concesiones mineras”, donde los yacimientos mineros fueron “Concesiones plenas” según la ley aprobada en 1981 por Pinochet; el gobierno burgués de Ricardo Lagos -propio a su característica personal de soberbia y demagogia-, implemento una medida pseudodemocrática, concesionando el cobre y sus aleaciones por 20 años, prorrogable, y un royalty de un 7%; significando un mero maquillaje del propósito pinochetista y su Ley Orgánica Minera.

Hoy,  Piñera  -como chupasangre natural y vende patria- ocupa el mecanismo Lagos y entrega el recurso litio a la empresa privada Soquimich, en manos del otrora yerno de Pinochet, el Sr. Ponce Leroux; histórica empresa estatal licitada y privatizada a precio vil por el  gobierno militar. Hoy en sociedad con capitalistas japoneses que incluye también capitales del propio Piñera. Este es un nuevo y brutal golpe contra la nación por los patrioteros, que tanto defienden una bandera, un escudo, una canción que solo simbolizan la opresión ejercida por  una minoría corrupta y parasitaria en contra de todas las clases oprimidas que conforman el Estado nacional.

El VOTO NULO PROGRAMATICO es una forma de rechazo al circo electoral, porque no existe ninguna posibilidad de acceder a  tribuna parlamentaria alguna para que los revolucionarios expresemos nuestro programa e ideas, que indiquen el camino para la liberación del proletariado y demás capaz explotadas;  en consecuencia las carreras electorales son financiadas por los grupos burgueses nacionales e internacionales, con el fin de asegurar que sus intereses sean salvaguardados en contra de todos los oprimidos.

VOTO NULO PROGRAMATICO

Renacionalizar el cobre y todos los recursos nacionales SIN INDEMNIZACION, resolverá lo siguiente:

Promover la salud fortaleciendo la atención primaria preventiva y gratuita

Crear hospitales geriátricos, de niños, de adultos todos estos de primer nivel, dotados de los últimos adelantos para el tratamiento de graves enfermedades; LIBRE y GRATUITA.

Recuperar el mar para la pesquería artesanal hasta 30 millas marinas. Subvención al combustible, aparejos, botes y redes. El pescado es una riqueza necesaria para la vida humana pues contiene los 21 aminoácidos esenciales; es una forma natural y barata de terminar con enfermedades: obesidad mórbida, diabetes, hipertensión, alto colesterol en la sangre ¡Ganemos en salud¡

Fin al trabajo precario.

Crear y masificar organismos de lucha de la clase obrera.

Todos los oprimidos deben despertar a la lucha y unificarla, contra el sistema capitalista; para concluir en la propiedad colectiva nacional de los medios de producción y materias primas. Acción dirigida y acaudillada por el proletariado.

Devolución de las tierras usurpadas a los pueblos originarios. Autonomía y autodeterminación de la Nación clase mapuche. Por la unidad del campo y la ciudad

Libertad a todos los presos políticos chilenos y mapuche!

ESTUDIANTES: A NO ABANDONAR NUESTRAS VERDAERAS DEMANDAS. NO AL REFORMISMO Y EL CONFORMISMO. EDUCACIÓN PÚBLICA AHORA!

Septiembre, 27 de 2012

 

TCR

Tendencia Clasista Revolucionaria

 

tendclasrev@hotmail.cl  

tendenciaclasistarevolucionaria.wordpress.com