A 40 años del Golpe Militar

descarga

A 40 años del golpe militar en Chile, se hace necesaria e imprescindible, la creación del PARTIDO OBRERO REVOLUCIONARIO.

En el año 1906, el reconocido líder sindical Luis Emilio Recabarren fue elegido diputado por Tocopilla en representación del Partido Demócrata, cargo del que fue destituido por no jurar ante dios. En el año 1912 rompe políticamente con este partido y funda el Partido Obrero Socialista. En el año 1909 se había fundado la organización mutualista de carácter social, urbana y centralizada a nivel nacional, que adopta el nombre de FOCH, Federación de Obreros de Chile. En 1919 el Partido Obrero Socialista le imprime a la FOCH una postura más radical declarándose como una organización socialista y adhiere a la International Worker of the World (IWW), como sección chilena. Todo esto precedido desde 1917 por un fuerte aumento de sindicatos y huelgas, de las cuales hubo 130 desde 1917 a 1920. Esta efervescencia no tuvo una conducción orientada a la independencia política del proletariado en formación, prematuramente se cometió el error de apoyar la candidatura del populista candidato liberal a la presidencia Arturo Alessandri Palma, el que una vez elegido, pacta con la burguesía agraria latifundista, el compromiso de no influir en el campesinado y que toda reforma sería circunscrita al sector urbano. El POS en los hechos incorpora el concepto político burgués limitado al electoralismo y arrastra en esta aventura a la FOCH, es decir, a la conciliación de clases entre burgueses y proletarios, que favorece en perpetuar el poder de los capitalistas, bajo el subterfugio que con reformas se irá superando el atraso y la miseria. El proyecto de ley presentado en 1924 sobre legislación laboral es frenado por ambas cámaras, el problema no fue resuelto políticamente y se recurrió al ejército como árbitro, el que a través de la fuerza y amenaza posibilita a la burguesía imponer una exigua legislación laboral.
En 1925 se aprueba la Constitución Política, que reemplaza a la de 1833, su aplicación comenzó en 1932 hasta 1973. El movimiento sindical tuvo una activa participación en la lucha por mejoras salariales, estabilidad sindical, seguridad social. El país experimenta un crecimiento y diversificación industrial que va desplazando poco a poco la producción artesanal, reemplazando y aumentando el número de asalariados, es decir, se va estructurando un joven proletariado; se van agrupando en organizaciones más fuertes, es así que se funda la Confederación Nacional Mutualista que registró a 100.000 afiliados. Las mancomunales agrupadas en la FOCH con 80.000 socios obreros, organización que en 1921 se afilia a la Internacional Sindical Roja de Moscú. En 1922 el Partido Socialista Obrero se transformó en el Partido Comunista de Chile, como sección de la III Internacional aún dirigida por los camaradas Lenin y Trotsky. A partir de 1932 hasta 1973, desde la fundación del Partido Socialista de Chile éste junto al Partido Comunista dan comienzo a la stalinización que se orienta hacia el revisionismo, reformismo, etapismo y apoyo directo a una burguesía “progresista” y en contra de los principios Marxistas-Leninistas-Trotskistas. Política contrarrevolucionaria que potencia amplias alianzas electorales entre burguesía y proletariado, encabezadas por las direcciones burocratizadas del sindicalismo y asociaciones gremiales de estudiantes, profesores y salud.
El primer Frente Popular de Américalatina, se constituyo en Chile y estuvo compuesto por el PC, PS, CTCH, FECH y la burguesía representada en el Partido Radical, en el año 1938 llevó a la presidencia a Pedro Aguirre Cerda, que tras sucesivos gobiernos radicales gobernaron hasta 1952. Estas alianzas electorales se repiten con una frecuencia, cada seis años, inalterable dentro de la política de Frentes Populares, a casi veinte años de constante radicalización del movimiento obrero se vuelve a poner en práctica la política frentista, debido a la falta del partido revolucionario, el año 1970 gana estas elecciones, Salvador Allende G. con un escaso margen sobre el candidato conservador Jorge Alessandri R., para asumir negocia con el Partido Demócrata Cristiano, de gran afinidad ideológica con el imperialismo norteamericano y a la vez financiado por éste, donde Allende se compromete, aceptando lo que se llamó “ESTATUTO DE GARANTIAS CONSTITUCIONALES”, el que se referia a mantener intacto el Estado y sus Instituciones, es decir mantener y salvaguardar los instrumentos que la burguesía utiliza para oprimir y explotar al proletariado y demás capas pobres de la nación. En la práctica significo someterse al principal pilar que son las FFAA y los medios de comunicación. Estatuto que además fue mantenido en absoluto secreto por los partidos que formaban la Unidad Popular, el Partido Comunista columna vertebral de este frente justificaba su existencia con cínicas y oportunistas falsificaciones que la UP había “tomado parte del poder” y a partir de éste se podría avanzar en la conquista de las otras instituciones.
Lo firmado por Allende lo selló con el suicidio, así cumplió su compromiso con el orden y poder burgués. Es decir, desde un comienzo pavimentó el camino hacia el golpe militar y siguió en la misma dirección con la Ley de Control de Armas, en Octubre de 1972, y la incorporación de los comandantes en jefe de las FFAA a sus ministerios principales, la ley le otorgó plenos poderes a los militares, arremetiendo contra las empresas intervenidas, sindicatos obreros, campesinos y todo lo que fuera de izquierda. El allanamiento de la Lanera Austral en Punta Arenas dejó un muerto un obrero gravemente herido y la mayoría del resto de trabajadores los mantuvieron por horas con la cara sobre la nieve. En Cautín los campesinos fueron amarrados con alambre los suspendieron en los helicópteros, y los pasearon por la ciudad torturados hasta darles muerte, cuya finalidad fue amedrentar así a los rebeldes. Otras victimas de la Unidad Popular fue el caso de los marinos antigolpistas, en Valparaíso y Talcahuano, que fueron brutalmente torturados por haber denunciado a la oficialidad de estar preparando el golpe militar, hecho ocurrido en Agosto de 1973. Al principio fueron encargados reos por incumplimiento de deberes militares, delito contemplado en el Código de Justicia Militar y castigados hasta con cinco años de prisión. Pero a petición de la Marina se les aplicó la Ley de Seguridad del Estado LSE, que cambió la situación de los marinos, ya que esta ley establece el delito de sedición o motín y que se sanciona como consumado aunque se haya frustrado. Dependía sólo de Allende aplicar esta ley, si el gobierno desistía, el Fiscal Naval no podía volver a encargarlos reos por el delito original. El proceso terminaba ahí y los detenidos saldrían en libertad incondicional pero, si daba este paso entraba en franco conflicto con esa rama de las FFAA; fue así que no dudo en condenar a estos leales marineros que pensaban que defendían a su líder, y por esta acción pagaron con torturas, cárcel y exilio al igual que miles de victimas que pagaron con la vida la traición de la Unidad Popular.
Todos estos hechos nos indican que el enemigo del proletariado chileno estaba en el PC, Luis Corvalán Lepe, en su deleznable discurso del 8 de Agosto de 1973, es claro y no deja lugar a ninguna duda, alabó el firme patriotismo y lealtad de las fuerzas armadas y en el mismo discurso condena la acción de los Cordones Industriales, calificándolos de ultra-izquierdistas comparándolos con el grupo fascista Patria y Libertad, bastión recalcitrante de la derecha de aquellos tiempos y responsables de la violencia mas impune con la que combatieron a la clase obrera en las calles, que en su error salían a defender al gobierno. Allende el PC y sus “enemigos” concordaban en el punto de que la mayor amenaza al diálogo, que sustentaba la estrategia a seguir, era que el proletariado lograra su independencia y arrastrara tras él al campesinado y penetrara las fuerzas armadas.
El mes de Agosto de 1973, desencadenó posturas ultraizquierdistas, aventureras, irresponsables como fueron las del MIR y de Carlos Altamirano, Secretario general del Partido Socialista, que llamo a parar el golpe a través de la lucha armada, no era sólo un problema de armas, -de hecho no las había- lo peor es que el proletariado estaba desarmado ideológicamente, ya que no existía el Partido-Programa que expresara la necesidad histórica de la toma del poder por la clase obrera, es en ese contexto que las armas hubieran desequilibrado la balanza para alcanzar el objetivo estratégico.
Esta experiencia histórica nos insta a estudiar y asimilar el ejemplo del POR Boliviano, en la construcción del partido.
La finalidad estratégica, del programa del partido revolucionario es la que determina la estructura organizativa y la táctica partidista, se debe tener presente que los métodos usados en la organización son los recursos empleados para estructurar el partido en la medida del programa y tener la capacidad de materializarlo en la lucha. Este programa debe penetrar en las masas, en consecuencia, encuentra una serie de obstáculos que estamos obligados a vencer con el perfeccionamiento de la organización. Obedece al proceso dialéctico de la constante transformación y perfeccionamiento, como resultado de lucha contra los obstáculos que se presentan a diario. El programa del partido, es la asimilación del conocimiento de la realidad objetiva, de la mecánica de clases, descubrir las leyes del desarrollo y transformación de la sociedad, a través, de la dialéctica Marxista. Etapa necesaria que consiste en la concatenación de los elementos individuales para aglutinarlos alrededor de las ideas políticas centrales. Como ya lo hemos dicho el programa debe penetrar en las masas para lo cual es necesaria una férrea organización del partido y su empalme en la clase constituyendo los pasos firmes, necesarios y previos para lograr la finalidad. El programa debe ser probado en los acontecimientos de la lucha de clases, la validez del programa la establece la existencia de la organización del partido. Es decir, el programa y partido están absolutamente en mutua relación, el partido actúa sobre el programa, expresado en la lucha conciente, es decir política, de la finalidad estratégica, la que indudablemente prima con respecto al partido; convertida en factor determinante. Que es la toma del poder por la clase obrera, sin él es imposible terminar con la propiedad privada de los medios de producción y transformarlos en propiedad social, basamento imprescindible para concretar las tareas democrático burguesas y socialistas en lo que los marxistas llamamos revolución permanente, diametralmente opuesta a la revolución por etapas enarbolada por elementos contrarrevolucionarios y proburgueses: stalinistas, foquistas, anarquistas, reformistas, revisionistas o nacionalistas-burgueses. Esta es la razón fundamental para concretar la construcción del Partido Obrero Revolucionario, sin esta principal herramienta de la clase obrera, es imposible lograr su liberación y la del país. SOCIALISMO O BARBARIE.


VOTO NULO PROGRAMATICO 2013

Anular el voto marcando a todos los “candidatos” y escribir una consigna.

Renacionalizacion del cobre sin indemnizacion
Educacion GRATUITA o Salud gratuita o Reestatizacion de la prevision sin indemnizacion alguna.
Estatizacion de todas las universidades privadas sin indemnizacion

Una idea de nuestra clase es un programa y debemos utilizar esta plataforma de la clase burguesa para repudiar su circo.

Votar en blanco o anular por anular no le da contenido político a esa protesta. Es una protesta mas que amarilla.
Nuestra protesta es con contenido de clase!!!!!!!urna